Madriz: #quenotelien

El PP, o más bien su departamento de comunicación, definitivamente no han pescado la personalidad de Twitter. El pajarillo cambia según cada cuenta, y mi timeline, pongo la mano en el fuego, es radicalmente opuesto al de, por ejemplo, Cristina Cifuentes. Tras una campaña totalmente invisible, que no llegó ni a convertirse en broma, para presentar los Presupuestos Generales del Estado bajo el contundente hashtag#LaVerdad (anda que no da juego), la delegación de Madrid (https://twitter.com/ppmadrid) del partido en el poder ha decidido poner en marcha una nueva campaña que, como era de esperar, le ha salido fatal.

 

Solo superado por un hashtag de pago, #quenotelienconlasanidad es un intento desesperado, un contraataque poco meditado ante el exitoso paro de la sanidad en la Comunidad de Madrid, que está echando un pulso para recordar a Ignacio González, empeñado en dar el golpe de gracia a cualquier servicio público con posibilidades de lucro para sus colegas. Creado, según cita El País, para que los madrileños “no crean las milongas de los sindicatos”, los tuiteros han dado la vuelta a la tortilla y han utilizado el hashtag para que los madrileños no se crean las milongas del Gobierno, que es quien realmente está intentando liar con la sanidad.

 

Encadenando las desgracias del PP

 

No ha tardado demasiado el PP en intentar volver a liar a la gente con un tuit en el que decía que el hecho de que el hashtag sea trending topic demuestra que ellos tienen razón. No solo no saben utilizar las redes sociales, sino que además se jactan de no saber hacerlo. Tampoco hemos olvidado aquel proyecto del PP en campaña electoral, que violaba leyes de protección de datos por todos lados, deintentar acceder a las cuentas de sus simpatizantes para lanzar mensajes desde ellas.

 

WTF

 

No son los primeros en poner en marcha una campaña sin haber pensado en los posibles escenarios de respuesta. Este mismo año, algunas marcas se han lazando a Twitter con propuestas que no han salido tan bien. La firma mexicana de tampones Saba pidió a sus seguidoras, sin ningún tipo de pudor, que se hicieran fotos con sus nueva gama de tampones si querían ganar un iPad. La respuesta fue pronta y, al menos, muy divertida: las mujeres no entendían muy bien si tenían que mostrar sus vergüenzas en la foto, algunos hombres se sumaron a la petición de que se publicaran esas fotos… y la empresa no reaccionó hasta un día más tarde. Un pequeño error de redacción puede destruir tu comunicación.

 

Las historias de McDonalds

 

McDonald’s, por su parte, comenzó 2012 con un fuego en redes sociales. Tratando de implicar al consumidor en su comunicación en internet, creó el hashtag #McDStoriespara que todos compartieran sus buenos momentos en el restaurante de comida rápida. Parece que a los tuiteros del mundo nos une la retranca y el saltar a la mínima, porque los americanos reaccionaron contando precisamente todo lo contrario, sus peores experiencias.

 

Lo mismo ocurrió aquí con Loewe a principios de año, convirtiendo a la marca en el hazmerreír del vulgo gracias a unos jóvenes con pájaros (y bolsos) en la cabeza que pusieron de los nervios a muchos. El último caso lo ha protagonizado Desigual, en un tema tratado en la última semana por todo internauta viviente (y brillantemente por Filósofa Frívola). El hashtag #tengounplan atrajo a los fans de la marca, sí, pero también a aquellos que no podían cerrar la boca tras ver el anuncio.

 

 

La televisión no se escapa tampoco a estos errores. El Barco lleva tres temporadas en alta mar en un mundo inhóspito y al borde de la desaparición y las reservas de Coca Cola están lejos de acabarse, parece que se multiplican. No hay día que se emita la serie que no haya comentarios al respecto. La Voz es otro ejemplo de cómo una campaña en principio atractiva puede arruinar tu comunicación. Con una política de bloques de anuncios cortos y audiencias de otra época, el programa parece el escenario perfecto para meter tu producto. Sin embargo, las primeras semanas fueron bastante negativas en Twitter debido a la cantidad de promociones que se hacían durante el programa, con Jesús Vázquez cogiendo un sandwich con asco, mostrándote unas joyas, enseñando las funcionalidades de un teléfono móvil o lo cómo que es un coche en cuestión de minutos. La sobredosis de promociones y la insistencia desde el televisor en que se comente en las redes sociales es una suma que definitivamente no sale bien.

 

Desde que empezó la voz, tenemos un poquito menos de capa de ozono

 

Ya no hay excusa para las campañas fallidas en Twitter. Las agencias, clientes, instituciones y profesionales han demostrado, en muchas ocasiones, que son incapaces de adaptarse no sólo a las nuevas vías de comunicación, sino también al mundo que les rodea. Si al menos fueran profesiones pagadísimas, de gente rica y bien, no sorprendería, pero sé de buena tinta que los sueldos no son lo que eran y que las campañas las piensan personas con estudios universitarios y pagas deprimentes.Existe la creencia algo conspiranoica de que las agencias hacen las campañas a sabiendas de que obtendrán muchos comentarios negativos, pero vendiendo al cliente el “ruido” y la cantidad de comentarios que se generan, sin entrar en valoraciones de sentimiento. Puede que algún caso sea cierto, pero no sé hasta qué punto es interesante que durante dos días (como mínimo) se hable fatal de tu marca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: