La Fonoteca: Astrud (varios)

Lo Nuevo (Elefant, 2010)

Lo Nuevo

Tras la exitosa gira que unió a Astrud y al Col.lectiu Brossa reescribiendo canciones del dúo en clave de música de cámara, el paso que faltaba era grabar una selección, pues Genís y Manolo salieron bastante contentos de los resultados del directo. Con nueva discográfica, Astrud se lanzan a grabar “Lo Nuevo” (Elefant, 2010), un título que entronca directamente con su peculiar sentido del humor. Sí, todo lo que oímos es nuevo, pero ya nos lo sabemos. ¿O no?

A diferencia de otras experiencias parecidas -me viene a la mente el “2” (EMI, 2007) de Dover“Papito” (WEA, 2007) de Miguel Bosé o el más cercano en el tiempo “De Par en Par” (Universal, 2010) de Marta Sánchez-, da la sensación de que Astrud sí ha hecho una reflexión a la hora de reinterpretar sus propias composiciones y adaptarla a un estilo concreto y novedoso. El Col·lectiu Brossa hace música de cámara con instrumentos conocidos y otros menos habituales y mezclando tradición con experimentación. Está formado por Aleix Puig (violín), Oleguer Aymamí (violoncello), Gregori Ferrer (acordeón), Adrià Grandia (zamfona) y Marc Casas (marimba y vibráfono).

De esta unión han nacido dos canciones nuevas, escritas por Manolo e inspiradas por dos de los miembros de Col·lectiu Brossa (Marc y Adriá), que son uno de los grandes atractivos del álbum: mientras “Lo popular (retrato de Adrià Grandia)”  tira de los aires medievales musicalmente para acompañar una letra de las de Manolo de toda la vida, con menciones a teorías filosóficas, My Chemical Romance, escritos religiosos, Super Mario Galaxy y El Corte Inglés y hace una reflexión sobre la novedad y la tradición, “La música de las supercuerdas (retrato de Marc Casas)” es una canción mucho más introspectiva y calmada de temática filosófica y física, con Genís usando el vocoder como solo él sabe.

El repaso es significativo, recoge temas de toda su discografía excepto de “Performance” (Sinnamon, 2004), que a priori parecían las canciones más adaptables (por ejemplo, “Masaje”) y que quizá por esta razón han quedado fuera. El disco que más presencia tiene es, sorprendentemente,“Tú no Existes” (Sinnamon, 2007), que aparte de ser el más reciente es probablemente el menos reconocido por crítica y público.

Las recreaciones más bonitas son las de las canciones más movidas de Astrud, principalmente las de “Gran Fuerza” (Chewaka, 2002) (“Europa”“La boda” y “La última”, todas remozadas completamente), pero también“El vertedero de Sao Paulo” o “Esto debería acabarse aquí”, más que nada por el cambio que supone respecto a las originales. Por su parte, las tonadas que, por su propia forma, prácticamente no necesitan adaptación a este nuevo formato salen enriquecidas en casi todas las ocasiones por el nuevo vestuario, como es el caso de“Mentalismo”“Cambio de idea” o, especialmente, “Minusvalía”, que queda aún más desnuda y dramática. Mención aparte merece una canción que por mucho que pasen los años y sea cual sea su forma sigue siendo uno de los picos más altos de Astrud en cuanto a genialidad: “Miedo a la muerte estilo imperio”.

En general, el disco es bastante lineal, y a pesar de que Genís ha hecho arreglos, la música corre a cargo casi en su totalidad del Col·lectiu Brossa, lo que convierte a “Lo Nuevo” en otro giro estilístico de Astrud que probablemente no tenga continuidad, pero que nos devuelve a una de las bandas que más de menos se ha echado en los últimos tiempos. Un proyecto arriesgado y arty que suma un punto extra a la carrera de Genís Segarra y Manolo Martínez.

Todo nos parece una mierda (Sinnamon, 2004)

Todo nos Parece una Mierda

“Todo nos Parece una Mierda” (Sinnamon, 2004) funciona por sí solo como un trabajo de Astrud, a pesar de servir de presentación para el posterior LP, “Performance” (Sinnamon, 2005). Además de la canción que da título al EP, nos encontramos con dos de las joyas más grandes de la banda, “Nuestros poetas”, donde dan un repaso sin piedad a los lugares comunes de la literatura ibérica, y “Hay un hombre en España”, canción con un peculiar sentido del humor no apto para todos en la que lo mismo nombran a una infanta que al Colacao.

Recuperan “No tengo miedo”, de “Un Mystique Determinado” (Austrohúngaro, 2004), y “Es que sí”, esa gran canción en catalán que fue candidata a representar a Andorra en Eurovisión. Además, incluyen una broma llamada “Café con cebolla”, que el propio grupo reconoció haber grabado bajo los efectos del alcohol.

Un giro en la carrera de Astrud, que da protagonismo a las guitarras y a los instrumentos reales sin perder de vista el punto electrónico de sus dos primeros discos, y que alcanzaría su perfección en “Performance”.

Mentalismo (Chewaka, 2001)

Mentalismo

Antes de publicar su segundo disco, Astrud presentaron en este single dos temas nuevos: “Mentalismo” tiene aquí un tratamiento más pop y menos oscuro que la posterior versión de “Gran Fuerza” (Chewaka, 2002), con más teclado y menos percusión religiosa. La segunda, un hit escondido, es la gran “El teclista telequinético”, que por entonces interpretaban en directo de una forma muy particular: Genís tomaba el micrófono y movía los labios, haciendo playback instantáneo de la voz en directo de Manolo.

Cambio de idea EP – Extensión de gama (Chewaka, 2000)

Cambio de Idea EP - Extensión de Gama

El segundo EP de Astrud es, claramente, un trabajo conceptual, pero como todo en el dúo de Barcelona, muy sui generis. Todas y cada una de las canciones hablan de un cambio que se deja claro en su título: la titular “Cambio de idea”, que ya conocíamos de “Mi Fracaso Personal” (Chewaka, 1999)“Cambio de forma”, una delicada pieza que se convierte en lo mejor del EP, “Cambio de tiempo”, una locura sobre los viajes temporales y “Cambio de sentido”, otro de los ejercicios de vanguardia de Astrud, pues consiste en “Cambio de idea” reproducida al revés. Un gusto de EP.

Shangay EP (Shangay Express, 1999)

Shangay EP

La revista Shangay publicó esta rareza en 1999, donde recopilaba una canción de Astrud (su magnífica versión del “Bailando” de Paradisio), otra de Fangoria (su hit “Electricistas”) y una colaboración entre ambos, la remezcla de “De viaje” de Los Planetas, en su versión ruta del bakalao.

Un artefacto para coleccionistas que ya está alcanzando precios desorbitados en las web de subastas.

De viaje (Club Fan Fatal, 1998)

De Viaje

La conexión entre Astrud y Fangoria fue inmediata, y la admiración mutua era lógica dadas las circunstancias de cada grupo (dúo, electrónica, vanguardia). No fue de extrañar entonces que Carlos y Alaska llamaran a Manolo y Genís para uno de sus singles del Club Fan Fatal, esa colección de versiones al alimón que anualmente grababan Fangoria.

Esta vez, la elegida fue una canción conocida por todos, la clásica “De viaje” de Los Planetas. Ambos grupos se han declarado fans de los granadinos, y a pesar de las diferencias estilísticas la canción se adaptó como un guante a los universos de Astrud y Fangoria. Las voces de Manolo y Alaska se empastan a la perfección, y construyen una nueva canción con ruidos de coches estrellándose y eletrónica sucia y misteriosa.

El single se completa con una remezcla más bailable.

Astrud EP (Acuarela, 1997)

Astrud

El primer EP de Astrud fue todo un éxito para su pequeña discográfica. “Astrud” (Acuarela, 1997) agotó su tirada en muy poco tiempo y puso en el mapa a esos dos músicos extravagantes de Barcelona. Con cuatro canciones se ganaron el respeto y la admiración de muchos.

En la popera y ñoña-chic “Superman” Manolo ya da muestras de que sus letras son cosa de otro mundo, con sus declaraciones de amor desubicadas. Las máquinas primigenias de Genís dan el punto bailongo que necesita. Lo mismo ocurre en “No estaría mal no tener que saber qué es lo que va a pasar”, que en esta primera versión -la regrabarían para “Mi Fracaso Personal” (Chewaka, 1999)– se ve protagonizada por los ritmos brasileños y los ruidos tropicales, diez años antes que nadie. La acústica “Normal” es un curso de autoayuda para hipocondríacos, y la espacial “Last time” es una oportunidad entre pocas de oír a Manolo cantar en inglés.

El EP conoce una edición en Japón y EEUU que se convierte asimismo en una pieza bastante cotizada, pues incluye tres temas inéditos: la versión del “Something changed” de Pulp, convertida en “Algo cambió”, la versión TV de “Vamos al amor”, y “Lemongirl”, un temazo pop en inglés en el que Manolo, con su fino sarcasmo, se ríe de su pobreza compositiva en comparación a la de Evan Dando, de The Lemonheads.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: