La Fonoteca: Los Caramelos (Bio & Discografía)

Los Caramelos

El nombre artístico del alma mater de Los Caramelos da muchas pistas sobre su escasa exposición a los medios y su desinterés en la fama: Charlie Mysterio. Porque eso es lo que son Los Caramelos, una banda misteriosa, casi fantasma, que sin embargo ha estado en activo durante tres décadas, y de la que nadie podría asegurar si están vivos o muertos (probablemente lo segundo).

Otro dato curioso sobre Charlie Mysterio es que, a pesar de lo extenso de su carrera, tan solo han publicado una referencia, “Los Caramelos 1988-1999” (Spicnic, 2002), en la que se recopilan las diversas grabaciones del grupo durante esos años. Spicnic, especialista en outsiders y bandas peculiares (en sus filas militaron ParadeMeteoroAstrogirlsAlpino e Intronautas entre otros), fue la encargada de dar a la banda el reconocimiento que merecían con la edición de esta joya.

A su vez, otro gran apoyo (más moral que otra cosa) fue el del gran Juan de Pablos, que desde su humilde micrófono de Flor de Pasión programó las canciones del grupo, que se mueven exactamente en los mismos parámetros que el gusto del mítico locutor. Pero ya que no se puede decir mucho del origen, el desarrollo y el desenlace de Los Caramelos, lo propio será hablar de las referencias que se pueden extraer tanto de sus canciones como de las escasas entrevistas que concedió Mysterio. Así, nos encontramos con referencias y declaraciones de amor a la bailarina Isadora Duncan, a Errol Flyn, Franco Battiato, “Pulp Fiction” (Tarantino, 1994), Joe Meel, Joe Jackson, Las Vegas, el surf y el rock’n’roll clásico.

Tras Los Caramelos, Charlie Mysterio formó Nebulosa.

 

Los Caramelos 1988-1999

Los Caramelos 1988 - 1999

Un total de veintinueve canciones componen la única referencia oficial publicada por Los Caramelos, aunque sus canciones llevaban muchos años sonando en Radio 3 de la mano de Juan de Pablos. En un acto de justicia tan necesario como excitante, Spicnic se hizo cargo de la edición de “Los Caramelos 1988 – 1999” (Spicnic, 2002).

Teniendo en cuenta que lo que se resume aquí son ni más ni menos que once años de carrera y grabaciones, lo que encontramos en este artefacto es una paseo por las diferentes etapas de Los Caramelos, cuya pasión por el bubblegum, el rock ‘n’ roll, el surf o el doo-wap da lugar a un batiburrillo entretenidísimo: canciones cortas, bastantes intrumentales y unas cuantas versiones que superan en muchos casos los originales, amén de temas propios y homenajes.

Sin duda, los mejores momentos se disfrutan cuando Los Caramelos se ponen surf“Isadora Duncan”“Ciudad del surf” o “Vete, pájaro malo” son auténticas joyas, así como el acelerado instrumental “El sonido de la joven América”. Otro de los estilos que toca es el rock ‘n’ roll clásico, con canciones de amor como “Cherry” o “Si crees en la magia”. El homenaje al cine no podía faltar y los elegidos son “Errol Flyn” y el director italiano Dario Argento (“Rojo profundo”). El resto de temas se mueven entre los temas acústicos más clásicos (“… y el sol se va”), algún toque tropical y hawaiiano (“Servitel”“El probador de Camila”) o el tecno pop.

En cuanto a las versiones, que no podían faltar dentro de una colección de canciones tan extensa, el “Centro di gravittà permanente” que ideó el gran Franco Battiato se convierte para Charlie Mysterio en su particular venganza tecno pop contra los años 90, transformando el italiano original en frases como “No soporto ciertas modas / la independencia del rock / la nocilla, el brit pop / la alternativa española / ni la monserga alemana”. Por su parte, la revisión del “África paga” de los Ilegales adquiere un tono pop que le viene como un guante. Es curioso el camino que sigue en la versión de “Un rayo de sol”, que a su vez era una versión de Jesse & James: Charlie Mysterio la traduce al inglés como “Dancing in the sun”. Podría pensarse que la versión procede directamente de la original, pero en los créditos está incluido como autor A. Jaén, mítico miembro de Los Diablos.

Además, los homenajes continuan con covers de Intronautas, The Beach Boys o Fernando Márquez -El Zurdo- entre otros. Algo inabarcable, y con canciones olvidables (no todo iban a ser obras maestras), “Los Caramelos 1988 – 1999” es un disco para degustar poco a poco, en diferentes momentos, eligiendo cada estilo según el estado de animo del que lo escucha. Un ave rara en nuestro panorama, que no habrá suficientes maneras de agradecer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: