La Fonoteca: Juniper Moon (Discografía)

¿Volverás?

El debut de Juniper Moon, “¿Volverás?” (Elefant, 1999), entró en la escena indie como un elefante en una cacharrería. Cinco canciones en poco más de diez minutos en las que los bercianos desataban toda su furia. “¿Volverás?” y “Viernes por la tarde” muestran el lado más pop de la banda, convirtiéndose el primero en un hit instantáneo, con su letra sobre amor adolescente, y su ritmo machacón y divertido. Los otros tres temas son pura inmediatez punk, con la distorsión subidísima y las revoluciones desbocadas, que hablan de novios inútiles (“XXX”), terror (“Nevera exterminadora”) y apatía teenager (“Nave espacial”).

Todavía están muy verdes en 1999, faltan coros, teclados y la producción es un poco ramplona, pero como inicio no puedo imaginar una manera mejor de presentarse para un grupo del género de Juniper Moon. “¿Volverás?” se descubre como un híbrido de los Ramones y Parchís, pasado por la batidora de la serie B. El EP se pasa en un suspiro, y lo único que apetece es darle otra vez al play para disfrutar una vez más de su vitalidad y energía.

Link

Basado en Hechos Reales

Un año después de “¿Volverás?” (Elefant, 1999), Juniper Moon regresaban con “Basado en Hechos Reales” (Elefant, 2000), cuatro nuevas composiciones que nos enseñaban otra cara del grupo, además de la que ya conocíamos. Aquí están más relajados, bajan la velocidad o incluyen cambios de ritmo bruscos en las canciones, que están mucho más trabajadas. Ya con Raquel establecida como corista y teclista, su segunda voz dota de fuerza a estribillos tan redondos como el de “16 de septiembre”, que abre el EP a toda velocidad para acabar la canción casi como una balada.

Pero la sorpresa continúa en “Me siento mejor”, el segundo tema. Solo su duración, más de cinco minutos, ya adelanta que no será el típico tema Juniper Moon. La canción es un medio tiempo en el que, una vez más, los coros son fundamentales. Comienza sosegada para ir añadiendo intensidad con las guitarras distorsionadas. Sin embargo, con “Tus pies” vuelven al sonido del anterior EP, con una letra de sexo perverso y psicópata, cantada a gritos por Sandra, que se convierte en lo menos destacable de “Basado en Hechos Reales”.

Para acabar, “Un sueño, tan sólo eso”, sigue la búsqueda de otros caminos diferentes al punk, con Sandra y Raquel acompañadas únicamente por una guitarra acústica y un teclado.

Claramente concebido como un paso de madurez en el grupo, “Basado en Hechos Reales” se queda un poco a medias, por la falta de ideas (o de tiempo, o de dinero) en la producción y la juventud del grupo. Pero el camino está abierto, y obviamente es necesario que el grupo vaya grabando y creciendo.

Link

El Resto de mi Vida

El único disco largo de Juniper Moon llegó en 2002, tras una larga espera. Grabado por Carlos Hernández en el Refugio Antiaéreo de Los Planetas, en Granada, “El Resto de mi Vida” (Elefant, 2002) es un disco muy trabajado, una prueba de fuego que el grupo supera con creces.

El disco se abre con un teclado, el de “No te pongas el sombrero”, dejando claro que la banda de punk pop acelerado y adolescente que hacía todo deprisa y corriendo ya no existe. Ahora Juniper Moon han crecido, y parecen tener más claro lo que quieren. Desde la voz de Sandra, menos de niña y mucho más afinada, hasta el dominio de las guitarras y la composición, resultado de mucho ensayo y mucha carretera. Se respiran nuevos aires en Juniper Moon, y la mejor forma de demostrarlo es revisando tres canciones antiguas: “Me siento mejor” es más animada que en “Basado en Hechos Reales” (Elefant, 2000) y suena un poco Planetas, “¿Volverás?” aparece limpia y a dos voces, y “Madrid”, canción que apareció en el recopilatorio “Verano del 99” (Elefant, 1999), mantiene su energía, aunque de una manera más controlada. Este nuevo rumbo, además, se resume muy bien en “Solo una sonrisa”, hit claro del disco, en el que Sandra cuenta, a su manera, cómo ha evolucionado la banda y cual es su filosofía (“ha llegado la hora de mirar hacia delante / de agarrar el volante y saber que ser feliz / solo va a depender de mí / nunca de ti /hoy estoy más segura que nunca (…) No he tenido de pensar ni un instante / hace solo unos días era una pobre ignorante / todo me parecía totalmente excitante”). Así, Juniper Moon dejan atrás, de algún modo, su primera etapa punk.

Con sus temas antiguos regrabados y mejorados, faltaba descubrir qué más tenían que ofrecernos. Y el disco no se queda corto de temazos. Se nota el predominio de ciertas temáticas en las letras, que son mejores que nunca, y el sonido oscila entre algún ramalazo punk, el pop saltarín y el acercamiento sin complejos al indie. La rabia adolescente sigue presente (las cañeras “A veces sí, a veces no”, “Insolación” y “Quiero verte una vez más”), así como las canciones de amor imposible y las escenas cotidianas, pero Sandra aborda nuevos temas, como la angustia y el hastío de vivir en una ciudad pequeña (“Maldita ciudad”, “Puro teatro”, el momento más pop del disco), el optimismo ante lo que está por venir (“JM y la furgoneta azul”, la maravillosa “El resto de mi vida”) o las drogas como vía de escape (tratadas de una manera entre hilarante y patética en “Rutina”, hablando de tomates y empanadas) Para la edición en 12″, que nunca llegó a editarse, la banda grabó un tema extra, “El último tiro”, una defensa apasionada del coleccionismo y el vinilo que se puede disfrutar en “Momentos Perdidos” (Elefant, 2004)

“El Resto de mi Vida” es uno de esos debuts atemporales, que sigue funcionando como el primer día: como un disco de pop con mayúsculas. Sin abandonar sus inicios, pero con las miras puestas en el futuro, Juniper Moon se muestran seguros y a gusto con lo que hacen.

Link

Solo una Sonrisa

“Solo una sonrisa”, estaba claro, fue la canción elegida como single. Ritmos pop pegadizos y letra luminosa y optimista en tres minutos de máximo disfrute. Acompañando al tema principal, encontramos tres inéditos que, sin embargo, resultan decepcionantes: “Cosas que nunca te dije” y “Ocho meses en globo” parecen hechas para salir del paso, como si no estuvieran terminadas, mientras que la nueva versión de su proto-hit “Superstar” resulta descafeinada y pierde todo su valor, pues es una canción de espíritu punk y adolescente, pero el grupo ya no se encuentra en esa liga y la adaptación a su forma de hacer las cosas en 2003 no le queda nada bien.

Es una pena que esta referencia fuera la última de Juniper Moon, pues es probablemente la más mediocre de todo lo que publicaron.

Link

Aparecido en lafonoteca.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: