La Fonoteca: Flow – Echo en México

Con este título tan extraño, sin H, Flow regresa tan solo tres años después de su último disco. Y digo tan solo porque no suele pasar tan poco tiempo entre los discos de Fernando Vacas. La composición, la producción y las mezclas se hicieron en México D.F., de la mano de Tito Fuentes de Molotov, y las mezclas de Benny Fancone, que ha trabajado con Maná y Santana, entre otros.

Acostumbrados como nos tienen a que cada disco sea una sorpresa y una vuelta de tuerca del sonido Flow, esta vez hay que reconocer que sí, que han cambiado y enriquecido su sonido con nuevas influencias, con un acercamiento a los sonidos mexicanos y californianos. Han cumplido con su propuesta nada lineal y cambiante. Sin embargo, los de Córdoba han entregado su disco más convencional, con algunos temas que se podrían escuchar en radios masivas y convertirse en éxitos de consumo rápido. Las trompetas mariachis son novedad en el grupo, las rancheras casan perfectamente con el pop y México produce música apasionante, pero para dar la campanada se necesita aportar algo, y creo que Flow no lo consiguen del todo.

“Echo en México” es el disco mejor producido de la banda, tiene un sonido brillante y cuidado, pero quizá el exceso de maquillaje no les siente demasiado bien. Los hits son fáciles, de manual, como “Prefiero Los Angeles”, una canción pop soleada de inspiración californiana, o “Victoria”, homenaje directo a The Kinks. En otros momentos la imperfecta voz de Vacas, muy dada a desafinar y a ahogarse en ocasiones, no encaja bien en canciones tan arregladas y limpias. Hay lugar para canciones típicamente Flow, como “Amor a tientas”, cantada a dúo con Eli Guerra, que de no ser por los violines y las trompetas mariachis, pegaría totalmente en “Sensazione” (Acuarela, 2000), al igual que “Tu tiempo”. También encontramos pistas que se alejan radicalmente del grupo, entre ellas “El grito”, instrumental after-punk que cierra el disco, y la magnífica ranchera “La flor del tamarindo”. El disco falla en las baladas “Azul Pacífico” y “Visiones” y en las obviedades como “Cascada 333”, que parece una canción de hace diez años de un grupo indie español cualquiera.

En fin, que el disco de 2009 de Flow es un tanto irregular y carece de cohesión. Probablemente les abra las puertas a nuevos oyentes y a nuevos lugares, pero me quedo con la sensación de que la inclusión de sonidos mexicanos podría haber arrojado resultados mucho más interesantes e innovadores, teniendo en cuenta la trayectoria del grupo, y la elección de los colaboradores deja mucho que desear, con la cantidad de bandas y productores interesantes que hay en México ahora mismo.

Link

Aparecido en lafonoteca.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: